HÍGADO Y OTRAS VÍSCERAS: UNA PARTE ESENCIAL DE LA DIETA BARF

Las vísceras son una parte fundamental de la dieta BARF para perros. Los órganos contienen una gran cantidad de nutrientes y proporcionan muchos de los nutrientes que son escasos en la carne y los huesos. Por lo tanto, es importante que los perros reciban una cantidad adecuada de vísceras en su dieta para garantizar una nutrición equilibrada.

El hígado es una de las vísceras más importantes en la dieta BARF para perros. El hígado es una fuente concentrada de vitamina A, que ayuda en la digestión, mantiene los órganos reproductivos saludables y es un poderoso antioxidante. Además, el hígado es una excelente fuente de ácido fólico, vitaminas del complejo B (especialmente la vitamina B12) y hierro. Es importante tener en cuenta que los nutrientes del hígado son muy sensibles al calor, por lo que se recomienda no cocinarlo y servirlo crudo, pero de no ser posible lo cocinaremos y poco a poco dejaremos de hacerlo para así poder proporcionar todos los nutrientes.

Las vísceras son importantes para los perros debido a su alta concentración de nutrientes. En comparación con los cortes regulares de carne, los órganos están densamente empaquetados con casi todos los nutrientes necesarios para una dieta equilibrada. Esto incluye grandes dosis de vitaminas B (B1, B2, B6, ácido fólico y B12), trazas de vitamina D y una gran cantidad de minerales como fósforo, hierro, cobre, magnesio e yodo. Además, proporcionan las vitaminas liposolubles A, D, E y K. Es importante tener en cuenta que los animales pastoreados y los de caza contienen niveles aún más altos de estos nutrientes esenciales que sus homólogos alimentados con granos.